Cómo se está aplicando el Internet de las Cosas

Seguramente el término resulte familiar, pero el  concepto es algo bastante complejo gracias a tecnologías que se han ido desarrollando en estos últimos años. IOT (Internet of Things)  se refiere a las redes y nuevas tecnologías que tienen como única finalidad conectar el máximo de objetos que nos rodean, entre ellos y con nosotros.

 

Sí bien, existe un gran numero de ramas de la ciencia que se dedican a la investigación y generación de aplicativos para el desarrollo de Internet de las Cosas, la domótica es la que está interesada por definición en la integración de la tecnología en el diseño inteligente de un recinto cerrado ya sea un hogar, una empresa o una industria.

 

Pero este campo está en constante expansión y ahora también está haciendo posible el tener Ciudades Inteligentes (smart cities), en donde la industria, las empresas, proveedores, distribuidores y clientes estarán conectados en un sistema complejo para el mejoramiento de los servicios públicos, las áreas comunes y en general en brindar una mejor calidad de vida a los ciudadanos.

 

En ellas, el Internet de las Cosas se aprovecha para medir ciertos parámetros externos (ya sea temperatura, energía, actividad, luz, humedad, errores, etc.), de forma automática y sin la interacción del ser humano. A sí mismo estos datos viajan a un centro de procesamiento para que se tomen las decisiones adecuadas en tiempo real. Hoy, sólo el 1% de los objetos del mundo está conectado entre sí, pero la revolución está a la vuelta de la esquina.

 

Por ejemplo, son muchas las ciudades que están implementando redes de sensores en multitud de puntos como alarmas, semáforos, alcantarillas, vehículos y alumbrado, dejando mejoras interesantes que se espera conseguir en un futuro muy próximo. Actualmente  esta tecnología ayuda a la cuantificación de los peatones que pasan por un determinado cruce para optimizar automáticamente el tráfico en esa zona, lo mismo sucedería con el tráfico diario de cualquier ciudad.

 

 

Qué traerá el IoT

 

Los expertos en tecnología pronostican que esta tendencia moverá todo en las próximas décadas y habrán grandes inversiones en esta rama. Detrás de este pastel, estarán  las grandes operadoras, pues el tráfico se multiplicará; y los fabricantes de dispositivos de acceso y de red, requerirán más ancho de banda e infraestructuras para hacerlo posible, además de miles de millones de sensores y aparatos con capacidad de conexión.

 

Por ejemplo los fabricantes de autos, los gestores del sector sanitario, las empresas de logística o de seguridad e incluso los políticos se verán beneficiados con este servicio. Y es que el Internet de las cosas cambiará los hogares y permitirá tener información al minuto del transporte y de nuestros movimientos por la ciudad en la que vivimos, ¿lo habíamos imaginado? Ahora es real. 

 

Las posibilidades son amplias y también la tecnología gira hacia el desarrollo del sector de salud, la infraestructura urbana o el control medioambiental. También en aspectos más cercanos: las personas podrán controlar la iluminación de manera remota, al igual que el termostato, que estará programado para que, de forma automática, caliente la casa tiempo antes de nuestra llegada y acorde a al clima actual. La revolución tecnológica está cada vez más cerca.

 

Estos servicios solamente podrían existir con conectividad de Enlace TPE con la mejor tecnología de Fibra Óptica y velocidades superiores a los 10 Gbps, redes robustas y de gran alcance para hacer del Internet de las cosas una realidad.

 

 

Fuentes de consulta:

ABC Tecnología. Artículo (2015): El Futuro entra en el Internet de Todas las Cosas. Fecha de consulta: 9 de mayo de 2015 Disponible en: http://www.abc.es/tecnologia/informatica-soluciones/20150303/abci-internet-cosas-201503031405.html

 

Xataka. Artículo (2015). Pablo Espeso. Tecnologías claves para el Internet de Todas las Cosas. Fecha de consulta: 9 de mayo de 2015. Disponible en: http://www.xataka.com/hogar-digital/las-3-tecnologias-clave-para-el-internet-de-las-cosas

Compartir este Artículo en: